miércoles, 4 de diciembre de 2013

POEMAS DE ALDEMAR GONZÁLEZ GONZÁLEZ


El oficio de las lágrimas

                                                                           Nunca que se llora se está lejos
                                                                                               Luis Cernuda

He crecido entre los frutos del llanto:
Pedrería para las floraciones,
marea para el canto, primicia de la tierra,
lucidez para caer conmigo al universo.

Hice con él aire de las asfixias.
Aprendí con cada herida
a ser el verbal efecto del martirio perdurable;
desnudez para la preservación de alcances
y de horas dantescas.

Así, los rostros de la pérdida
levantan frente a mí sus efectos.
Así trisca mi voz en la hojarasca.
Así cruzan frente a mí, mis cuerpos.
Así ejerzo la ruta que sabe ocupar la destrucción.
Así encumbro la expansión de las noches,
las diversas estaturas vegetales,
la conciencia del hallazgo tras la escena impronunciable.

Opté llevar el tacto y el sello del ardor,
la jornada de las luces derruidas;
forjar inventarios en medio de la nada.

Opté ser el lenguaje del viento en la desolación.


Galería de espanto

¿Y ahora con cuál cárcel huir?
¿Con qué tiempo puntualizar lo propicio?
¿Con cuánta piel nombrar siquiera una desnudez?
¿Con cuál verdad morir?
¿Con cuál país dejar de ser exilio?
¿Con cuánta hambre sanar nuestra despensa?
¿Con qué ausencia mirarnos?
¿Con qué distancia medirnos?
¿Con cuál angustia hacer el nudo en la soga?
¿Con cuál soledad al fin comprender las presencias?
¿Con cuál muerte sabremos responder?


Aldemar González González
Bogotá

1 comentario: